Programa federativo A Tornallom

¿Sabéis que quiere decir “A Tornallom”? Es una antigua tradición de la huerta valenciana, según la cual los agricultores se ayudaban los unos a los otros, con el objetivo de crear una sinergia y aprovechar mejor el tiempo y los recursos, de manera que, si un día ayudabas en el campo del vecino, él te devolvía el trabajo en tú campo otro dia. La filosofía de este concepto es lo que queremos transmitir en el nuevo programa de la FEV, de manera que todos nos podamos sentir parte del proceso. Tenemos claro que compartimos una misma tradición, una misma cultura y un mismo objetivo de mejorar el mundo, por tanto lo más sensato es que entre todos diseñemos la manera en que queremos hacerlo.

Como ya sabéis, el Proyecto Rebrot se estuvo trabajando durante 6 años, una vez llegados a este punto, donde grande parte de los objetivos propuestos para el mismo se habían cumplido, se empezó a trabajar y elaborar un nuevo programa para los próximos 3 años 2010-2013, que recogiera todos aquellos aspectos que habían quedado pendientes en el Rebrot y todas aquellas necesidades que tuvieran los grupos para que podamos caminar todos juntos hacia un mismo fin.

¿Porqué un programa? Un programa es la forma de planificar y unificar los diferentes proyectos que se llevan a cabo en una entidad, una manera de definir como tiene que ser el trabajo para los próximos tres años, para que todos podamos tener claro cómo podemos aportar nuestro pequeño grano de arena en esta gran montaña que supone la transformación social, mediante la educación de nuestros niños y jóvenes.

Como toda planificación, el programa A Tornallom empezó con un profundo análisis de la situación actual, de manera que pudiésemos conocer el punto de partida del trabajo, para eso, pedimos ayuda a todos los educadores de la FEV. Todo esto se llevó a cabo presentando la idea a los grupos, en los cursos de la escuela Lluerna, en los consejos y asambleas asociativas, en las asambleas y el consejo FEV, y a nivel particular, para que fuera lo más real posible y que contara con la mayor participación ya que, como hemos dicho antes, este programa, como la FEV, es cosa de todos.

El siguiente paso fue definir unos objetivos generalas, y se hizo una propuesta con las numerosas aportaciones recibidas. También se utilizó la propuesta de educación en valores que ha realizado un equipo federativo a lo largo de los últimos meses, para enlazar este programa en los diferentes proyectos educativos que se hacen en los grupos y marcar las mismas líneas de trabajo, para darle un sentido conjunto y coordinado a todo el trabajo federativo y poder facilitar vuestra tarea de educadores.

Posteriormente se dotó de una estructura orgánica a todo el proceso, es decir, planificar cuántos equipos harán falta y de que manera se puede trabajar todo el conjunto de la manera más satisfactoria posible. Se ha estructurado todo el trabajo por líneas y ámbitos, de forma que cada miembro de la FEV se sienta identificado dentro del programa y pueda visualizar fácilmente de que manera puede participar de él. Esta ha sido una de las fases más importantes, ya que ha definido el papel que podemos desarrollar los voluntarios, y la forma en que podemos hacerlo.

Además cualquier voluntario de la FEV así como cualquier grupo puede participar de una forma más activa dentro del programa pudiendo realizar acciones de otros ámbitos a nivel individual, siempre coordinandose cono el equipo correspondiente.

En la asamblea de la FEV del 3 de octubre de 2010, se presentó y se aprobó el esquema donde queda plasmada la estructura del programa así como los objetivos y acciones generales.

En la asamblea de la FEV del 18 de mayo de 2014, se presentó y aprobó el esquema de la revisión realizada, dando de nuevo validez al programa federativo, pasando a ser denominado como A Tornallom 2.0. Para respaldar este esquema se presenta este documento explicativo, fruto de un trabajo conjunto para clarificar el programa.

En el cuaderno explicativo está desarrollado todo el programa de una forma mucho más concreta, explicando las diferentes líneas y ámbitos de trabajo, plasmando cómo trabajar el A Tornallom 2.0 desde los objetivos generales hasta las acciones concretas, para una mayor facilidad, así como los indicadoras de evaluación que nos servirán para seguir de cerca la consecución del programa y en último lugar que metodología de trabajo se debería seguir para realizar el seguimiento y evaluación del A Tornallom 2.0.

Como habéis visto la elaboración de este programa ha sido un proceso largo y laborioso, donde han participado la mayoría de los educadores de la FEV. Un programa hecho entre todos y para todos. Un programa que esperamos que ayude y coordine el gran trabajo que hacéis los educadores, donde cada uno de nosotros pueda encontrar su espacio y nos sintamos comprometidos, y sobretodo, que lo hagamos… A Tornallom.